Biografía de Jacques-Joseph Ebelmen, químico

FR EN ES

Jacques-Joseph Ebelmen


Jacques-Joseph Ebelmen

Jacques-Joseph Ebelmen

Biografía

Jacques-Joseph Ebelmen es uno de los 72 científicos cuyo nombre está en el primer piso de la Torre Eiffel. Él es el séptimo, en la cara girada hacia el sur.

Jacques-Joseph Ebelmen, un químico, nació en Baume-les-Dames (Doubs) el 10 de julio de 1814. Murió en París el 31 de marzo de 1852, apenas habiendo alcanzado su trigésimo octavo año, en toda la fuerza productora. del científico. Se graduó de la Ecole Polytechnique en 1833, y de la Ecole des Mines en 1836. Fue nombrado sucesivamente profesor asistente de docimasie en este último establecimiento, luego administrador y finalmente director de la Manufacture de Sèvres, en 1847. Aquí es donde que Ebelmen, en un corto espacio de tiempo, mostró sus grandes cualidades de químico e investigador, tan paciente como audaz. En pocos años, ha encontrado una manera de ejercer una influencia considerable en el progreso artístico, científico e industrial de la fabricación de porcelana.

Primero perfeccionó el vertido, y fue él quien reemplazó la leña por el carbón en la cocción de la pasta, lo que permitió obtener objetos de una pureza hasta ahora desconocida y realizar la incluso grandes ahorros. La cristalografía debe a los procesos de Ebelmen nuevos y muy originales como idea teórica y aplicación práctica, para la imitación por vía seca, de varias piedras preciosas, tales como esmeralda, corindón, espinela, peridoto, hialita. y el hidrofano. El método de Ebelmen para obtener todas estas combinaciones cristalizadas se ha extendido a muchas especies minerales, no sin éxito.

Ebelmen también investigó la composición y el uso de los gases de alto horno. En el momento de su muerte, estaba trabajando con Barral y Salvetat en los medios para hacer estufas esmaltadas para uso doméstico, a fin de evitar la difusión al aire ambiente de ácido carbónico y óxido. del carbono producido por la combustión. Los calentadores esmaltados son los únicos que son higiénicos, limpios y encantadores. Poco a poco se han descuidado, erróneamente, para el hierro fundido y las láminas de metal, que son muy peligrosas y que destilan el gas de envenenamiento en el aire ambiente. Volveremos a su uso necesariamente y para el mayor beneficio de los usos domésticos.

Todas las obras y memorias de Ebelmen fueron recopiladas en 1855, en dos volúmenes por sus amigos. Constituyen una rica fuente de información valiosa sobre los hechos adquiridos y las indicaciones que deben conservarse para continuar la investigación. Cuando este joven científico, que prometió tanto para el futuro por su fértil pasado, murió, acababa de publicar un estudio bastante magistral sobre las alteraciones de las rocas estratificadas bajo la influencia de agentes atmosféricos y agua de infiltración. Ebelmen demuestra que es posible lograr, mediante síntesis química, todos los tipos que faltan en la clasificación de los minerales cristalizados. Estos objetivos, entonces imprudentes, recibidos de todos lados, científicos de ambos mundos, aprobaciones unánimes, manifestadas por numerosos descubrimientos perseguidos en este orden de ideas. Este descubrimiento tan importante data del 22 de diciembre de 1851. Todos los experimentos realizados en esta nueva dirección han consistido, escribió el propio Ebelmen, en disolver los elementos de los cuerpos que debían cristalizar en un silicato cargado con un Gran exceso de álcali, y someter todo a la acción de una alta temperatura, como la de un horno de porcelana, o el horno con botones de Mr. Bapterosses. El exceso de álcali se volatilizó, y se formaron cristales en la masa vítrea líquida. La presencia de la sílice era necesaria para dar al flujo una cierta fijeza y para constituir un silicato fundible, en medio del cual los cristales podían desarrollarse con la nitidez deseada.

Desde entonces, en los datos de Ebelmen, ha sido posible producir, mediante síntesis química, un gran número de especies minerales, en un estado de pureza, y así obtener no solo los tipos específicos que faltaban para el Clasificación de muchos minerales cristalizados, pero aún así adquieren las nociones más valiosas sobre los orígenes y condiciones de la cristalización de estas especies. Es mediante el empleo de disoluciones en sustancias de bórax (biborato de soda) que desea obtener en el estado de cristalización, que resulta en los resultados más notables. Estas disoluciones, calentadas a la temperatura de los hornos de porcelana, permitieron que el bórax se evaporara con gran lentitud, y poco a poco, como en un líquido, se depositaron los cristales esperados. Así, Ebelmen reprodujo cuarzo, hierro cromado, esmeralda, piroxona, enstatita, corindón, rubí, cymophane, peridot, perowskite, etc.

La casa Gauthier-Villars et fils ha publicado en tres grandes volúmenes, con figuras en el texto, Química, Cerámica, Geología y Metalurgia de Ebelmen. - Una de las calles de París, en la orilla derecha del Sena, lleva su nombre. El retrato de Ebelmen que entregamos se realizó después de un boceto realizado en 1830 por el famoso artista Traviès para mi padre, que fue amigo. Sabemos que Traviès, quien murió en 1860, es el creador del popular tipo de jorobado Mayeux. Fue un espíritu mordaz y satírico de los más altos y formidables durante el reinado de Luis Felipe.



Ver también:

Todas las biografías


La torre Eiffel


Copyright 2013 - 2020 - Prohibida la reproducción sin el permiso del autor. Este sitio web es privado, no oficial, como resultado del trabajo de compilación de las obras de diferentes autores. A menos que se indique lo contrario, las fotos son libres de regalías. Para distinguir ilustraciones gratuitas de otras, ver: Fuentes documentales. Otros sitios web del mismo autor en otros dominios: Marguerite Duras, Pirineos Orientales. Autor del sitio: ver créditos.