Literatura sobre la torre Eiffel

FR EN ES

Literatura sobre la torre Eiffel



Critica inicial

La Torre Eiffel a menudo ha sido tomada como un tema en la literatura, tanto francesa como extranjera, pero fue principalmente durante la construcción que fueron los más numerosos. Hay que decir que los críticos de esta torre fueron numerosos, y los artistas fueron los primeros en luchar. Vieron en la Torre Eiffel un enorme pilón que estropeó la vista de los parisinos, mientras que los patrocinadores de la torre vieron el brillante éxito del genio francés. Los dos puntos de vista eran, a fines del siglo XIX, poco compatibles, por lo que estos artistas no dudaron en criticar la Torre Eiffel a través de sus obras. Con respecto a la poesía, fue François Copee quien fue uno de los primeros en publicar un poema contra la torre. Raoul Bonnery respondió de inmediato como defensor de la torre, y luego otros grandes nombres en la literatura comprometida a favor o en contra de la torre. Pero este período apenas duró el tiempo necesario para su construcción, en 1889, porque poco después la población aceptó el monumento que poco a poco fue considerado como un elemento de la herencia parisina. Los artistas ya no tenían que criticarlo.

Varios poemas o varios textos fueron escritos y publicados en la prensa, tiene algunos ejemplos en la página dedicados a la reticencia de los artistas hacia la Torre Eiffel.



Período de burla

El período de burla corresponde a un corto período después de la construcción de la torre durante el cual los artistas satíricos criticaron este monumento por la diversión del público. Sigue el periodo de crítica inicial. Estos humoristas o caricaturistas también han permitido una mejor aceptación de su presencia al convertirla en ridículo.


Uno de los más conocidos es Alphonse Allais. Este último lanzó una pequeña pieza llamada "Uso de la Torre Eiffel en 1900" en la que destaca a su héroe recurrente, el "Capitán Cap", que tiene una conversación absurda sobre el uso de la torre. Este texto fue publicado en 1897 en la revista "Le bec dans l'eau".


A riesgo de causarle mucho dolor a Maurice Barrès, las autoridades públicas parecen estar listas para organizar una Exposición Mundial en el año 1900. No aprenderé nada de nadie que agregue que estas magníficas justas de la industria internacional tomarán su lugar en el Barrios de Champ de Mars, Trocadero y Champs-Elysees. Incluso iremos tan lejos como para derribar, ¡llora, mis ojos! - Esta maravilla de gracia y desarrollo llamada Palacio de la Industria.

La cuestión de la supresión de la Torre Eiffel fue un momento agitado en lo alto. (Quizás incluso, este lugar alto no era otro que la tercera plataforma de la torre).

Hemos discutido durante mucho tiempo, parece. Finalmente, ante el reflejo de un espíritu juicioso de que, como el Consejo de la Legión de Honor dejó su rosetón al Sr. Eiffel, podríamos mantener su torre, decidimos no volver a instalar el edificio de metal.

Al escuchar esta resolución, mi amigo el Capitán Cap sonrió en sus largos bigotes, vació la copa a mano y dijo:

- Tengo una idea !

- ¡Lo contrario me habría sorprendido, Cabo!

- Una idea para hacer útil esta estúpida torre que fue, en 1889, una demostración industrial útil, pero que quedó perfectamente ociosa.

- Y luego, ya hemos visto bastante, ¡la Torre Eiffel!

"¡Lo hemos visto demasiado! Guardémoslo, pero dale otro aspecto.

- ¿Si la volteamos boca abajo con los pies en alto?

- Eso es exactamente lo que pensé. Pero mi idea no se detiene ahí.

"Tu idea, Cabo, no puede parar! Como el tiempo, como el espacio, ¡no conoce límites!

- ¡Gracias, muchacho! ... Así que derribamos la Torre Eiffel y la plantamos boca abajo, con las patas en el aire. Luego, lo envolvemos con una capa de cerámica hermosa, decorativa y perfectamente impermeable.

- ¡Bravo, cabo! ... ¿Y luego?

- Y luego, cuando conseguí un juego perfectamente ajustado, instalé los grifos en el fondo y lo lleno con agua.

- ¿Agua, capitán? qué horror !

- Sí, agua ... Por supuesto, antes de esta operación, limpié la torre de edificios de madera y, en general, de todos los materiales orgánicos que corromperían mi agua. Adivina ahora?

- Supongo o supongo que supongo que expondrá a la admiración de las multitudes una suntuosa copa cuadrangular de 300 metros de altura.

- ¿Una copa llena de qué?

- Una taza llena de agua.

- Agua ... ¿Cómo?

- ¡Entiendo! ... Agua ferruginosa. Ah! Ciudad del Cabo, eres increíble!

- Sí, agua ferruginosa gratuita disponible para nuestros contemporáneos anémicos. Al cabo de unos años, toda esta masa de hierro, disuelta poco a poco en el agua de las lluvias, habrá pasado en el organismo de los parisinos, comunicándoles fuerza y ​​salud ...

- Si, en lugar de agua, ponemos ginebra, capa, ¿buena ginebra vieja?

El capitán me respondió con severidad:

- El sabor de la ginebra no va con el sabor del hierro.


Periodo de aceptación

Una vez que la torre hubo terminado, los artistas se mostraron menos inclinados a criticar la torre. hay que decir que demostrará su utilidad en los años siguientes, y de repente comienza a ser aceptado por la población.




En 1912 se encuentra en un poema de Guillaume Apollinaire, "Zone", que se publicó en 1913 en la colección "Alcools". Esta colección fue un rediseño de un primer trabajo, "Eau de vie", en el que no apareció este poema. Fue añadido en el último. Este poema es bastante especial porque los gusanos se agrupan de una manera incoherente y no necesariamente riman. (Dicen que son asonanciados). Cabe destacar también la ausencia de puntuación. Este poema es, pues, bastante singular en la obra de Appolinaire.


À la fin tu es las de ce monde ancien

Bergère ô tour Eiffel le troupeau des ponts bêle ce matin

Tu en as assez de vivre dans l'antiquité grecque et romaine

Ici même les automobiles ont l'air d'être anciennes

La religion seule est restée toute neuve la religion

Est restée simple comme les hangars de Port-Aviation

Seul en Europe tu n'es pas antique ô Christianisme

L'Européen le plus moderne c'est vous Pape Pie X

Et toi que les fenêtres observent la honte te retient

D'entrer dans une église et de t'y confesser ce matin

Tu lis les prospectus les catalogues les affiches qui chantent tout haut

Voilà la poésie ce matin et pour la prose il y a les journaux

Il y a les livraisons à 25 centimes pleines d'aventures policières

Portraits des grands hommes et mille titres divers

J'ai vu ce matin une jolie rue dont j'ai oublié le nom

Neuve et propre du soleil elle était le clairon

Les directeurs les ouvriers et les belles sténo-dactylographes

Du lundi matin au samedi soir quatre fois par jour y passent

Le matin par trois fois la sirène y gémit

Une cloche rageuse y aboie vers midi

Les inscriptions des enseignes et des murailles

Les plaques les avis à la façon des perroquets criaillent

J'aime la grâce de cette rue industrielle

Située à Paris entre la rue Aumont-Thiéville et l'avenue des Ternes




Otro ejemplo de un poema de este período, aún en 1913, tenemos a Blaise Cendrars que escribe un nuevo poema en la Torre Eiffel. Blaise Cendrars (1887-1961) fue un poeta de la guerra mutilado, un gran viajero. Su debut estuvo marcado por "La pequeña Jeanne de Francia" (1913), luego se aventuró a escribir prosa. Aquí está el texto de su poema "Tour" que, como su nombre indica, es para la gloria de la Torre Eiffel.


1910

Castellamare

Je dînais d'une orange à l'ombre d'un oranger

Quand, tout à coup...

Ce n'était pas l'éruption du Vésuve

Ce n'était pas le nuage de sauterelles, une des dix plaies d'Egype

Ni Pompéi

Ce n'était pas les cris ressuscités des mastodontes géants

Ce n'était pas la trompette annoncée

Ni la grenouille de Pierre Brisset

Quand, tout à coup,

Feux

Chocs

Rebondissements

Etincelle des horizons simultanés

Mon sexe

O Tout Eiffel !

Je ne t'ai pas chaussée d'or

Je ne t'ai pas fait danser sur les dalles de cristal

Je ne t'ai pas vouée au Python comme une vierge de Carthage

Je ne t'ai pas revêtue du péplum de la Grèce

Je ne t'ai jamais fait divaguer dans l'enceinte des menhirs

Je ne t'ai pas nommée Tige de David ni Bois de la Croix

Lignum Crucis

O Tour Eiffel

Feu d'artifice géant de l'Exposition Universelle !

Sur le Gange

A Bénarès

Parmi les toupies onanistes des temples hindous

Et les cris colorés des multitudes de l'Orient

Tu te penches, grâcieux palmier !

C'est toi qui à l'époque légendaire du peuple hébreu

Confondis la langue des hommes

O Babel !

Et quelque mille ans plus tard, c'est toi qui retombais en langues de feu

Sur les Apôtres rassemblés dans ton église

En pleine mer tu es un mât

Et au Pôle Nord

Tu resplendis avec toute la magnificence de l'aurore boréale de ta télégraphie sans fil

Les lianes s'enchevêtrent aux eucalyptus

Et tu flottes, vieux tronc, sur le Mississipi

Quand

Ta gueule s'ouvre

Et un caïman saisit la cuisse d'un nègre

En Europe tu es comme un gibet

(je voudrais être la tour, pendre à la Tour Eiffel !)

Et quand le soleil se couche derrière toi

La tête de Bonnot roule sous la guillotine

Au coeur de l'Afrique c'est toi qui cours

Girafe

Autruche

Boa

Equateur

Moussons

En Australie tu as toujours été tabou

Tu es la gaffe que la capitaine Cook employait pour diriger son bateau d'aventuriers

O sonde déleste !

Pour le simultané, Delaunay à qui je dédie ce poème,

Tu es le pinceau qu'il trempe dans la lumière

Gong tam-tam sanzibar, bête de la jungle rayon-X, express bistouri symphonie

Tu es tout

Tour

Dieu antique

Bête moderne

Spectre solaire

Sujet de mon poème

Tour

Tour du monde

Tour en mouvement




Vicente García-Huidobro Fernández, comúnmente conocido como Vicente Huidobro, es un poeta surrealista chileno de la primera mitad del siglo XX. Poeta prolífico, también es autor de numerosos libros. A principios del siglo XX, viajó a París con su familia y se estableció allí temporalmente. Escribió por primera vez un poema en francés en agosto de 1917, que trata sobre la "Torre Eiffel", un poema que hace su gloria allí. Fue en la revista "Nord-Sud" (Revue N ° 6), una revista creada por Pierre Reverdy, muy leída en Barcelona, donde los catalanes de izquierda se solidarizan con la lucha de los franceses en la guerra. Este poema se incluirá en una colección al año siguiente, publicada en Madrid.


Guitare du ciel

Ta télégraphie sans fil

Attire les mots

Comme un rosier les abeilles

Pendant la nuit

La Seine ne coule plus

Télescope ou clairon

Tour Eiffel

Et c'est une ruche de mots

Ou un encrier de nuit

Au fond de l'aube

Une araignée aux pattes de fil de fer

Faisait sa toile avec des nuages

Do ré mi fa sol si do

Nous sommes en haut

Un oiseau chante C'est le vent

Dans les antennes De l'Europe

Télégraphiques Le vent électrique

Les chapeaux s'envolent

Ils ont des ailes mais ne chantent pas

Jacqueline

Fille de France

Qu'est-ce que tu vois là-haut ?

La Seine dort

Sous la bouche des ponts

Je vois tourner la Terre

Et je sonne mon clairon

Vers toutes les mers

Sur le chemin

De ton parfum

Toutes les abeilles et les paroles s'en vont

Sur les quatre horizons

Qui n'a pas entendu cette chanson?

Je suis la reine des aubes des Pôles

Je suis la rose des vents qui se fane tous les automnes

Et toute pleine de neige

Je meurs de la mort de cette rose

Dans ma tête un oiseau chante toute l'année

Et c'est comme ça qu'un jour la terre m'a parlé

Tour Eiffel

Volière du monde

Chante, chante

Souvenirs de Paris

Le géant tendu au milieu du vide

Est l'affiche de France

Le jour de la victoire

Tu la raconteras aux étoiles




En 1919, Jean Cocteau escribió un breve poema, "Chant du paveur", en el que evoca la Torre Eiffel. Es especialmente la fama del artista la fuerza del texto, muy breve, aunque debemos admitir que está bastante bien filmada.


Autour du cou charmant Eiffel

la belle girafe en dentelle

rendez-vous de pigeons voyageurs inconnus

et laisse en bas l'azur éloquent choir

au bord de l'eau...




Guillaume Appolinaire solía escribir caligramas. Un caligrama es un poema cuyo formato gráfico forma un patrón, generalmente relacionado con el tema del texto, pero puede suceder que la forma genere un sentimiento que se oponga al texto. El origen de la palabra es la contracción de "caligrafía" e "ideograma". Él es, para Apollinaire, un "escrito en belleza".

Caligramas de Guillaume Appolinaire

Caligramas de Guillaume Appolinaire


Salut monde dont

Je suis la langue

Éloquente que ta

Bouche o Paris

Tire et tirera

Toujours

Aux allemands




En 1924, Jean Giraudoux publica "Oración en la Torre Eiffel", un texto escrito y publicado en un folleto de Emile Paul, que luego se insertó en el capítulo VI de "Juliette en la tierra de los hombres". Él alaba la torre de una manera bastante fuerte. Hoy en día este texto está muy anticuado, pero sentimos su fuerza, precisamente.


El viento más leve me dirige. En lugar de subir por el Sena seguí su corriente. Las patrullas acompañaron a este poeta que iba a trabajar, ¡y aquí está la Torre Eiffel! ¡Dios mío, qué confianza tenía en la gravitación universal, su ingeniero! ¡Santa Virgen, si una cuarta parte de segundo la hipótesis de la ley de la gravedad fue controvertida, qué magnífico decombre! Esto es lo que planteamos con hipótesis. Aquí se realiza en hierro la cuerda que arroja al cielo el faquir y a la que invita a sus amigos a escalar ... Conocí a Eiffel, subo ...

¡Dios mío, qué hermosa es, vista desde la jaula de la partida, con su amplio bastón cosido al segundo, como un magnífico calcetín!

Pero ella no es un edificio, es un auto, un barco. Ella es vieja y está reparada como un bote de su edad, también de mi edad, porque nací el mes en que salió del suelo. Ella está en una edad en la que a uno le gusta sentirse trepando sobre los propios niños y las mujeres estadounidenses. Ella es vieja cuando al corazón le gusta traer a T.S.F. Y conciertos en su cumbre. Todo lo que amo en el transatlántico lo encuentro. Perfumes incomprensibles, depositados en un diamante de acero por un solo transeúnte, y tan fijos en su altura como un ataúd en el mar en poder de su bola; pero especialmente los nombres de sirios, colombianos, australianos, grabados no en las barandillas sino en todas las ventanas, porque el material más sensible de esta torre y el más maleable es el vidrio. No es un visitante extranjero que no estaba allí con un diamante ... Cambiamos cada momento del ascensor para desviarlo. No sé qué hacer, y algunos viajeros, despojados de sus nombres y nombres del segundo piso, vagan al tercero Ojos vagos, en busca de un seudónimo o un padrino ideal.

Damos un cuarto de hora de descanso en esta plataforma. Pero durante estos quince minutos de aislamiento, Eiffel reunió todo lo que es suficiente durante once meses para los pasajeros del barco que da la vuelta al mundo, juegos de diez barriles, diez oráculos automáticos, pájaros mecánicos por docenas y el peluquero.

Cada exposición dejó tan alto su aluvión, un poco de aluvión universal.

El de 1889, estereoscopios, dispositivos donde vemos a las negativas de cada tribu del Congo eliminar los ojos y los senos ante un prodigioso espectáculo que no puede ser, ya que sus sorpresas son similares, como la aparición del fotógrafo. El de 1900 palabras rusas. Moscú, Kronstadt están montados también, grabando su nombre ...

¡Pero el museo Galliera es hermoso desde aquí!

A medida que estas disputas que conducen a Notre-Dame y al Sagrado Corazón, el Panteón y la Gare de Lyon, vemos desde aquí que están amañadas para divertir un poco a los hombres y que hay, en el Por el contrario, entre todos aquellos edificios que acuerdan y que consienten. Hoy, despreocupado por un imán que probablemente sea amistad, está bien si el puente Alexandra y el puente del Concorde no se acercan y no se pegan. ¡Desde aquí las leyes del universo toman su valor! Como los científicos están equivocados, quienes dicen que la humanidad está condenada a la muerte, un sexo predomina gradualmente y, por el contrario, aparecen distribuidos en las calles, automóviles y ventanas en igual número, estos hombres y mujeres, quienes Se acabó el día, se retiran para mendigar y concebir, gracias a una estratagema.

¡Que podamos trabajar en este primer día! Una radio envía a los cuatro continentes, a través de mí, las noticias de París. En un mapa veo delimitado su dominio, tan claro que por el directorio extranjero puedo saber el nombre del último tendero brasileño, el último jubilado de Samarcanda tocado por sus olas. Una orquesta entera también toca para el universo, satisfecha con el único aplauso del guardián. Sólo los hombres de letras aquí se quedan sin palabras. Bendito sea el maestro que, cuando tenía cinco años, mostrándome el libro de ilustraciones más hermoso y amordazándome con la mano, me enseñó a pensar sin tener que gritar, en dos lecciones de una hora."




La torre Eiffel

La torre Eiffel

Le Corbusier es un gran nombre en la arquitectura mundial. Un infatigable trotamundos francés, imaginó un gran número de edificios desde los años 50 hasta los 80. Una de estas obras más famosas y la Cité Le Corbusier, en Marsella, que había sido diseñada para parecerse más a un pueblo. . Los pasillos que dan servicio a los apartamentos son muy grandes como para imitar las calles, las tiendas en la planta baja permitieron el enlace social y aseguraron el suministro de los habitantes. La idea de hacer tales edificios solo puede nacer en un cerebro convertido en arte. Tener la opinión de Le Corbusier sobre la Torre Eiffel es interesante.

Esto es lo que sucedió en 1955 en un libro titulado "La Torre Eiffel", escrito por Charles Cordat y publicado por Editions de Minuit. Era una colección de dibujos y fotografías del monumento. El editor le pidió a Le Corbusier un prefacio, que se da a continuación en extenso


Les Editions de Minuit me piden un prefacio para "La Torre Eiffel". Las primeras líneas del libro me encantaron: las palabras, las situaciones evocadas encontraron en mi corazón una resonancia. He pronunciado tal, he experimentado tal; y el hecho innegable es que, para hablar de la torre, es necesario recurrir a las palabras de sensibilidad. Así como las nociones de coraje y audacia. En este asunto de Tour, es una cuestión de hombre y afectividad.

...Paris au centre du bassin qui porte son nom...

...L'un des paysages les plus harmonieux du monde...

...Le touriste, le flâneur,le passant contemplent la ville dont la magie...

...Chaque jour nait un nouveau rêve et Paris s'augmente d'un nouveau joyau...

...Chaque reflux... lui laisse... un monument de plus où sa gloire flambe quelque temps, le temps d'un nouveau prodige, qui devien familier. Après avoir été du goût du jour, chaque édifice s'accord aux nuances d'un ciel... jamais en défaut...

...L'histoire parait avoir une prédilection pour cette ville enfiévrée, rieuse; elle aime à y ajouter les témoignages de son humeur aux créations du génie des hommes...

...Un nouvel âge commançait... Il exigea son symbole, la Tour, monument de l'industrie humaine, de l'audace et de l'efficacité française, devenu le symbole de Paris...


Voilà.

Cette porte fut refermée violemment par les architectes eux-mêmes. Eiffel ? Un ingénieur ? La Tour ? Calculée (en partie) d'après "Les fibres de plus grande résistance" découvertes un jour par un étudiant dans un fémur scié en long et passé de mains en mains au cours d'une leçon d'anatomie (Koechlin). Sa hauteur, sa ligne, son allure ? Sainte horreur proclamée pathétiquement, solennellement et pompeusement dans la "pétition des Artistes", réclamant du ministre la fermeture du chantier !

Artiste et ingénieurs ? Quel hiatus, quelle incompatibilité ! On ne savait pas que les temps viendraient, où artiste, ingénieur, architecte seraient (seront) réunifiés dans la caste des "Batisseurs".

Batir...

Art : "Application des connaissances à la réalisation d'une conception" (Dictionnaire)

Ne nous impatientons pas : La page tourne et d'immenses évènements sont proches, d'immenses promesses sont déjà là.

En 1889, la tour Eiffel, fruit d'une intuition, d'une science, d'une foi, - fruit de ce terreau de Paris (Ville du Monde) - était érigée, plantée comme un drapeau.

Mr Eiffel était, j'en suis certain, un doux calculateur, habité par la grandeur et la hauteur (de l'esprit). Il était peiné de n'être pas pris pour un donateur de beauté (ses ponts de Garabit, sur le Danube et sur le Douro). Ses calculs étaient inspirés et conduits par un instinct admirable de la proportion. Son désir était l'élégance : Paris en avait fait un enfant de Paris.

J'ai entendu sa voix, vers 1923 - Au téléphone. Je lui demandais une image du pont de Garabit pour un article de l'Esprit Nouveau intitulé "Pérennité". La tour y serait aussi, et le Colisée, et le Pont du Gard, et la Villa Rotonda. La voix d'Eiffel était douce : Il fut affable, plus que cela, amical. Il était enchanté d'être l'objet de nos admirations juvéniles.

Au cinquantenaire de la Tour, en 1937, le Palais de Chaillot rassembla des textes et des images, les installant dans des vitrines et sur les murs d'une salle dont la grande baie était en prise directe avec la Tour elle-même.

Présents : A travers la fenêtre, la Tour, en face; devant la fenêtre, la vitrine, abritant l'original de la Pétition des Artistes; sur les embrasures de la fenêtre, deux feuilles de dessins au fusain faits au cours d'une séries de conférences à Buenos-Aires en 1929 où Paris apparaissait en divers croquis dans ses oeuvres successives :

  • Avec la cité et Notre-Dame et l'abbaye de St Germain des près
  • Avec le Pont Neuf et la colonnade du Louvre
  • Avec Notre-Dame, les Invalides, la Colonnade du Louvre, le Sacré-Coeur
  • Avec la Tour Eiffel, les Invalides, la Colonnades, Notre-Dame, le Sacré-Coeur
  • Avec l'Arc de l'étoile, la Tour Eiffel, les Invalides, le Sacré-Coeur, Notre-Dame

Sur le quatrième croquis était écrit en travers du ciel "Ca, c'est Paris !".

Sur le cinquième : "C'est encore Paris !".

Un sixième croquis montrant La tour Eiffel, l'Arc de l'étoile, le Sacré-Coeur, la Colonnade, quatre Gratte-ciel de bureaux ("gratte-ciel cartésien"), les Invalides, Notre-Dame avec cette mention : "Ici, l'Académie dit : Non !".

J'apporte à la tour le témoignage d'un infatigable lélerin à travers le monde. Dans les villes, dans la savane, dans la pampa, dans le désert, sur les Gaths et sur les estuaires, partout et chez les humbles comme chez les autres la Tour est dans le coeur de chacun, signe de Paris aimé, signe aimé de Paris.

Un tel hommage est dû à la valeur d'un homme, d'un lieu et d'une époque.


Cet ouvrage y ajoute une précieuse information.




Raymond Queneau es un novelista y poeta del siglo XX, nacido en 1903 y muerto en 1976. Es autor de 17 novelas y 13 colecciones de poemas, entre ellos "Running the Streets", publicado en 1967. Es en este libro que encontramos "La torre del esqueleto", un poema corto sobre la Torre Eiffel que se compara con un simple esqueleto.


Tour Eiffel d’ossements

Catacombes aériennes

Tibias escaliers

Et à trois cents mètres au-dessus du sol

Le crâne antenne

Qui ne parle que pour l'écoute




En 1975, el editor Jacques Damase, quien lamentablemente murió en 2014, publica el libro "La Torre Eiffel de Robert Delaunay". Este editor era un amante del arte y publicaba regularmente libros sobre los diferentes enamoramientos que tenía. Publicó varios libros sobre el pintor Delaunay, que fue contemporáneo de la construcción de la Torre Eiffel y la pintó muchas veces. Este poema de Louis Aragon ha sido publicado en este libro, titulado "La tour parle".


Vous du Métro

Dans le soir avec mes yeux phosphore orage

C'est moi que les collégiens de leurs mains ivres

Caressent sans savoir pourquoi

Ils lèvent leur front lourd les enfants des péniches

La balle échappe à leurs doigts gourds

Quand le fleuve en passant baigne mes pieds et chante

Voici voici la grande femelle bleue

La dame au corsage de jalousie

Elle est tendre elle est nouvelle

Ses rires sont des incendies

jeunesse de marelle où vas-tu sauter

Vois nos mains traversées d'alcool et de sang bleu

Laisse-nous respirer tes cheveux de métal

Mais accroupi dans mes jupes

Que fait près de moi ce régime de bananes

Paris paysage polaire

Mon corps de lévrier dans le vent chaud

Le sentez-vous comme il est rose

Comme il est blanc comme il est noir

Femmes léchez mes flancs d'où fuit FL FL

Le bulletin météorologique

Messieurs posez vos joues rasées

Contre mes membres adossés aux cieux

Où les oiseaux migrateurs

Nichent




"The Tower" es un libro reciente que se publicó en enero de 2016. Escrito por Jill Jonnes, una escritora estadounidense, cuenta los contratiempos de la construcción de la Torre Eiffel desde 1887 hasta 1889. Nos hace seguir a los personajes principales involucrados en esta construcción, describe la atmósfera, los conjuntos, los lugares donde se llevan a cabo las principales acciones, en resumen, nos sumerge en París a finales del siglo XX. Y, además, logra que la historia sea cautivadora en una trama impresionante donde el lector se deja llevar por la multiplicación de problemas y sus sucesivas resoluciones.

También sigue la evolución del sitio, la compra por parte del ayuntamiento del parque entre el campo de Marte y el Sena hasta la colocación de la bandera tricolor en el pozo, el día de la inauguración. "La Torre" es una hermosa obra moderna que recorre la historia de la construcción de la Torre Eiffel mientras cuenta una historia de romance.


La torre Eiffel


Copyright 2013 - 2019 - Prohibida la reproducción sin el permiso del autor. Este sitio web es privado, no oficial, como resultado del trabajo de compilación de las obras de diferentes autores. A menos que se indique lo contrario, las fotos son libres de regalías. Para distinguir ilustraciones gratuitas de otras, ver: Fuentes documentales. Otros sitios web del mismo autor en otros dominios: Marguerite Duras, Pirineos Orientales. Autor del sitio: ver créditos.