Biografía de François Arago, científico, descubridor del electromagnetismo.

FR EN ES

François Arago


François Arago

François Arago

Biografía

François Arago es uno de los 72 científicos cuyo nombre está inscrito en el primer piso de la Torre Eiffel. Él es el 16, en el lado frente a la escuela militar.

Dominique-François Arago, el gran Arago, astrónomo y físico, nació en Estagel, en los Pirineos Orientales, el 26 de febrero de 1786; murió en París el 2 de octubre de 1853. Sus inicios en la ciencia fueron rápidos y notables. A la edad de diecisiete años fue admitido en la Ecole Polytechnique. A los veintitrés años, se convirtió en miembro del Instituto, donde había sido elegido para reemplazar a Lalande, por 47 votos de un total de 52 votos. Hay que decir que su formación científica ya era importante en 1809. En ese momento, comenzó a medir el arco del meridiano terrestre, en medio de innumerables dificultades y mil peligros relacionados en la historia de su juventud, que Escribió con gran ingenio.

En la Escuela Politécnica, un alumno de la clase de 1803, había comenzado a oponerse a Bonaparte, impulsado por las aspiraciones republicanas que lo animaron hasta el final de sus días. Fue el primer estudiante que dio un voto negativo para el Consulado de por vida. A pesar de esta actitud hostil, fue recomendado por Monge, en 1806, al emperador, quien lo agregó a Biot, encargado de llevar a cabo la operación geodésica, que sería un título de gloria para Arago y para Francia. Napoleón no guardó rencor contra él; lo nombró profesor de análisis algebraico en la gran escuela de la que había salido con los títulos más brillantes, y siempre conservó una simpatía particular por él. Así, después del desastre en Waterloo, cuando tuvo por un momento la idea de refugiarse en los Estados Unidos para pasar sus días en paz en el estudio de la ciencia, pensó en elegir Arago para Compañero de exilio y trabajo. Napoleón había podido adivinar el poderoso espíritu de popularización del joven científico que posteriormente se ejercitaría en tantos objetos diferentes, sin mencionar la política, en la que ingresó después de 1830, como diputado de los Pirineos Orientales. Marcó esta carrera con un progreso ilustre, decretando, en 1848, la abolición de la esclavitud en las colonias, como miembro del Gobierno Provisional y Ministro de Guerra y Marina.

Arago es el autor de descubrimientos útiles e ingeniosos que se relacionan con la creación del electroimán, la óptica, la teoría de las ondulaciones de la luz, la fotometría, el centelleo de estrellas, el magnetismo, la rotación, la verificación de la ley de Mariotte, los voltajes del vapor de agua, la astronomía, etc. Barral, Fizeau, León Foucault, Jamin, Walferdin, se ocuparon de realizar varios de los experimentos que Arago había iniciado o indicado en su principio antes de que se enfermara, hacia fines de 1849.

Tuvo un discurso elocuente, un corazón cálido, un gran estilo. Compuso notas que son obras maestras de la exposición científica y modelos de literatura. Sus obras fueron publicadas en diecisiete volúmenes, por sus órdenes, por J.-A. Barrai, por quien tenía una profunda estima y afecto. Esta preciosa colección incluye todos los escritos del gran erudito y, entre ellos, los tres volúmenes de Astronomía popular sobre los cuales el académico Babinet hizo el siguiente juicio en la Revue des Deux-Mondes; "Entre las conquistas científicas del año 1857, es necesario contar la astronomía popular, de François Arago, publicada por el Sr. J.-A. Barral. Este libro, que no estaba publicado, en parte, ofrece algo nuevo, y me sorprende la cantidad de materiales que contiene. Hay escritores cuya reputación es tal que apenas podemos agregarla con elogios. De ahí en adelante, se habla poco de ello, y es una circunstancia desfavorable que este silencio, incluso cuando se trata de admiración. La astronomía popular contiene tantas aplicaciones originales de los principios de la óptica a los fenómenos celestes, que el autor ha hecho un libro realmente nuevo sobre datos que antes habían sido tratados por otros. No se encogió ante ninguna pregunta. Lo que normalmente no sabemos es que Arago no tomó prestado de nadie. Me resultó difícil convencer al señor Struve de San Petersburgo. Estamos asombrados por todas las perspectivas que se abren a la lectura de una composición tan original. Este trabajo será leído y meditado de manera útil por los estudiosos, como por las personas del mundo que, obligados a creer en la palabra, quieren al menos una garantía en la competencia del autor a quien toman por autoridad sin control. Así que diré al público que me haga el honor de consultarme: Lea la Astronomía Popular de Arago. - Acabo de leerlo. - ¡Y bien! Leerlo! "

Es interesante agregar que este hermoso tratado, comprensible para todos, había sido profesado en parte antes de ser escrito por el autor. Recuerde a este respecto el proceso utilizado por Arago para ser escuchado y comprendido a los oyentes, que su palabra clara y ardiente atrajo a multitudes en el curso de astronomía pública que había creado en el Observatorio de París. Cuando abrió su lección, su primer cuidado fue atravesar rápidamente la gran asamblea que llenaba el anfiteatro, buscó entre las personas presentes a aquellas cuyo rostro indicaba el espíritu menos cultivado. Escogió la cara más aturdida, un signo de una inteligencia cerrada. Fue por eso que Arago estaba hablando. Cuando el gran astrónomo vio que su oyente privilegiado lo seguía sin dificultad, quedó satisfecho, continuó con su presentación, sin apartarse de su profunda mirada del individuo que seguía tan fascinado. Pero si vio que un poco de aburrimiento venía a quitarle a su paciente, redobló sus esfuerzos y trató de llamar la atención al oyente distraído. Además, una mañana, durante su almuerzo, Arago pudo decirle a mi padre: "Mi curso este año, mi querido Barrai, será el mejor que he hecho. Descubrí en mi audiencia a un tonto perfecto y logré interesarle. "En el mismo momento, la doncella que servía en la mesa, anunció que un visitante insistía en entrar. Arago, acostumbrado a las solicitudes imprevistas, dio la orden de dejar entrar al extraño, quien dijo de inmediato: "He expresado mi admiración por su curso este invierno; Pero ¿por qué, señor Arago, me ha mirado todo el tiempo? "Mi padre tuvo que abandonar la habitación para no ahogarse en la risa.

Aragos se crió en Estagel, su pueblo natal, y en Perpignan, donde estudió en la universidad. El primero, erigido en 1864, se debe a la munificencia de Isaac Pereire, diputado del departamento de Pyrénées-Orientales a la Legislatura en ese momento. El segundo fue erigido en 1888, por suscripción pública. Pronto se le dedicará una tercera estatua en París, donde un gran bulevar en la orilla izquierda del Sena y una escuela municipal llevan su nombre. Este monumento se colocará en los jardines del Observatorio Nacional, en el centro de uno de los callejones alineados del Meridiano, y no lejos de la rotonda donde Barrai y Bixio ejecutaron, en 1850, sus ascensos aerostáticos, bajo la supervisión de Arago mismo. Fue uno de los paseos favoritos del famoso científico.

El retrato que elegimos para nuestro libro fue hecho de la naturaleza en 1836. Arago tenía entonces 50 años. Estaba en toda la fuerza del genio, así como su mirada profunda y llena de llamas lo indica.



Ver también:

Todas las biografías


La torre Eiffel


Copyright 2013 - 2020 - Prohibida la reproducción sin el permiso del autor. Este sitio web es privado, no oficial, como resultado del trabajo de compilación de las obras de diferentes autores. A menos que se indique lo contrario, las fotos son libres de regalías. Para distinguir ilustraciones gratuitas de otras, ver: Fuentes documentales. Otros sitios web del mismo autor en otros dominios: Marguerite Duras, Pirineos Orientales. Autor del sitio: ver créditos.