Cine egipcio

FR EN ES

Cine egipcio


El cine nació en Egipto en 1896. La sesión inaugural tuvo lugar en un elegante café de Alejandría. Ese día, el director de fotografía proyectó una película de los hermanos Lumière.

Treinta años después, productores de la sociedad cosmopolita, que tal vez recuerdan esta memorable proyección, sientan las bases del cine nacional, cuyo verdadero florecimiento coincidirá con el estreno de Lavla, película producida e interpretada por la actriz. Azizza Amir.


Un cine con agua de rosas

El cine egipcio está experimentando su verdadero segundo viento hacia 1930, cuando Tala'at Harb inaugura los estudios de Bank Misr. Desafortunadamente las primeras producciones de habla, que utilizan escenarios musicales, salen mal. No fue hasta el año 1936 y la película Wedad, dirigido por el Fritz Kramp alemán, que aparece en la pantalla el talento del gran cantante Umm Kulthum. Por lo tanto, un sistema estelar reina sobre la industria nacional que está experimentando un verdadero auge.

Pero, intoxicado por un éxito demasiado fácil, el cine egipcio mata a la gallina con los huevos de oro: a medida que sus producciones inundan el mercado árabe, su calidad disminuye. Algunos críticos inventan sobre él la expresión poco halagadora de "cinema loukoum".

La imagen del país que su cine con agua de rosas se extiende sobre el mundo árabe (que él monopoliza) termina por preocuparse.

1947 ve intervenir por lo que la primera ley de censura que prohíbe tanto a su vez en los barrios y en las casas de los labriegos, para filmar las mujeres que llevan el velo y escenas de desorden social.


Cine estatal de los años 50

A su vez, el régimen resultante de la revolución de 1952 establece un cine estatal. La nueva institución tiene el mérito de promover la expresión de un cierto (ne) realismo social. Esto permite al cine egipcio ponerse al día con la novela. Es entonces que una generación de grandes directores marcará el séptimo arte árabe. El primero en ser conocido, Salâh Abu Sayf, usa escenarios de Mahfûz y revela al actor Omar Sharif en La muerte entre los vivos. Sus obras notables - Le Sangsue (1956), Le Coudaud (1957), C'est ça l'amour (1958), N'éteins pas le soleil (1961) - están todas marcadas por una investigación técnica innegable. Este es el objetivo de Sayf, quien en 1967 declaró: "Creo en el cine, como arte y no como mera profesión, como creo en la vida, en mi tierra natal, en el hombre egipcio. "

Al mismo tiempo, Husayn Kamal se hizo un nombre con una película neorrealista con magníficas imágenes: el Factor (1968).

Otro director, Tawfîq Salâh, da una nueva mirada a la sociedad egipcia en Revolts (1966) y en el Journal of a Campaign Substitute (1968), basada en la famosa novela autobiográfica Tawfîq al-Hakïm. Tawfîq Salâh es un director comprometido. En una entrevista en 1969, afirma: "Una preocupación ha dominado mis intentos cinematográficos: que mis películas le dicen a la gente lo que creo que es históricamente necesario decir. Obligado a exiliarse en Siria, persiste en sus inquietantes declaraciones.

Por lo tanto, a la pregunta: "¿Cuál es la condición de una película que está movilizando?", Responde, en 19/6: "Cuando incita a revertir una situación".

En una perspectiva de investigación más orientada hacia el plástico, Youssef Chahine representó al Hijo de Nilj y se hizo famoso en 1954 con Heaven of Hell con Omar Sharif. Este director de calidad, que asegura: "Cada película que hago me enseña algo", tiene una producción regular de la que emergen algunos títulos: La Tierra (1969), El Gorrión (1973), otorgado en el festival de Cannes y que dice "herida para sanar después de la derrota de 67", y Adieu Bonaparte (1985) con Michel Piccoli.


La nueva ola

En la generación de directores contemporáneos de la revolución de 1952 se produjo una nueva ola prometedora. Inicialmente, el diseñador de vestuario Mankiewiez para Cleopatra y Rossellini para la lucha del hombre por su supervivencia, Châdi Abd al-Salam tarda más de dos años en disparar a la Momia (1969). La película cuenta la historia de ladrones de tumbas que viven de la venta clandestina de su botín arqueológico a extranjeros. Châdï 'Abd al-Salâm ahora dirige el Centro de Cine Experimental y está preparando una película sobre Akhenaton. Desde 1973, sin embargo, el cine egipcio ha ido disminuyendo. Las producciones ordinarias de la Cité du Cinéma, ubicadas en un distrito moderno en el camino a las Pirámides, disminuyen. Los escenarios ordinarios rara vez se desvían del estilo melódico. La puesta en escena utiliza y abusa de las danzas del vientre. Magda, Chadia, Kouka y Taiaoca Carioca, así como las cantantes Naïma Akef o Amir Rostûm eran bien conocidas. ¿Y qué hay de los actores masculinos como Mohamed Abd el-Wahab, tanto guitarrista mimo como roud, y especialmente Farid el-Atrach, una especie de egipcia Mastroianni, actor y cantante, que se encuentra trágicamente en un accidente automovilístico?

Las monedas reportadas por la exportación del cine nacional en los países árabes están disminuyendo. El cine ya no representa uno de los principales recursos del estado. En 1976 se creó el Festival Internacional de Cine de El Cairo para detener el declive de las producciones nacionales.

Es de esperar que el "Golden Nefertiti", la recompensa suprema de este evento, constituya una apuesta suficiente para que los productores egipcios encuentren, a largo plazo, el camino de la calidad.




Copyright 2013 - 2020 - Prohibida la reproducción sin el permiso del autor. Este sitio web es privado, no oficial, como resultado del trabajo de compilación de las obras de diferentes autores. A menos que se indique lo contrario, las fotos son libres de regalías. Para distinguir ilustraciones gratuitas de otras, ver: Fuentes documentales. Otros sitios web del mismo autor en otros dominios: Marguerite Duras, Pirineos Orientales. Autor del sitio: ver créditos.